CROACIA | Krka, Síbenik, isla de Brac y Trogir - Marilyn's Closet

¡Bienvenidos a la segunda parte de nuestro viaje a Croacia! Como saben, en el post anterior les comenté que nos estábamos alojando en un hotel a las afueras de Zadar llamado hotel Pinija, está genial para familias/parejas tanto el hotel como los alrededores.
DÍA 4: KrKa
Después de ver el atardecer en Zadar, pasamos por un centro comercial para cenar algo rápido (y nada sano) porque al día siguiente queríamos ir al Parque Nacional de Krka. Es un parque menos turístico que Plitvice, y fue uno de los motivos que, hace años, hizo que me dieran ganas de conocer este país. Este parque también te ofrece muchísimas actividades ya que puedes recorrerlo a modo de caminata, en bici o en barco, aunque este último te lleva del puerto hasta las únicas cataratas de todo el parque donde te puedes bañar. El ticket del barco lo compras justo antes de cogerlo en el mismo puerto (hay un edificio de cristal), haces la cola, y te deja en lo que se conoce como Skradin. En esta zona vas a encontrar baños y lugares donde comer, tomar el sol o relajarte. Esta muy bien para ir con pareja, amigos, o niños (nosotros no llevamos el carrito y fue la mejor decisión) y aunque las cataratas protagonistas pueden resultar incomodas si vas con niños pequeños siempre puedes sacar momento para un chapuzón. Lo ideal que que alguien se quede cuidando las cosas, por si acaso, mientras te bañas. En nuestro caso tratamos de esconderlas un poquito y no alargarnos con nuestro baño. Aquí es imprescindible llevar escarpines y obviamente, bañador!  Si llevan coche, que sepan que hay parking GRATUITO y esta prácticamente al lado del puerto donde se coge el barco. Nosotros pensamos que nos llevaría la mitad del día pero finalmente tardamos más de lo previsto - viajar con niños es lo que tiene :P  
DÍA 5: SÍBENIK
Nos tocaba dejar el hotel Pinija atrás para dirigirnos al que sería la joya de La Corona (para los niños) del viaje. El hotel se llamaba Solaris Kids Amadria Park Andrija. Nos costó mil años salir del hotel para poder visitar Síbenik porque la recepción tenía un parque de bolas, el hotel contaba con unas piscinas y unos columpios de ensueño y era un auténtico paraíso para los niños. PERO LO CONSEGUIMOS. Dejamos las cosas y nos fuimos a Sibenik centro, que nos quedaba a 9 minutos de coche, para dar con una guía y amiga que nos contaría los secretos de esta preciosa ciudad. 
 
Síbenik tiene dos patrimonios de la humanidad. La catedral De Santiago es una maravilla por dentro y por fuera, hay que pagar para entrar pero vale la pena si alguien te la explica. La entrada creo que era 3€ aproximadamente. También estuvimos por la plaza donde se solía hacer el mercado, la plaza del ayuntamiento  callejeamos por algunos rincones de cuento, y subimos muchas escaleras para llegar a la fortaleza de San Miguel donde se ven vistas de toda la ciudad. Nos tocó un calor horrible así que al acabar nuestro tour nos fuimos de cabeza a la piscina del hotel. Si van a Síbenik recuerden que hay muchos escalones, si van con niños, lo ideal es que vayan descansados (jaja) y preparados para caminar (o mochila ergonómica). Nosotros llevamos el carrito porque los dos estaban tan casadnos que pensamos que se dormiría, pero eso nunca pasó jaja, así que si se lo pueden ahorrar muchos mejor.
DÍA 6: ISLA DE BRAC
Este día nos dirigimos hacía Split para coger un Ferry que nos dejase en la isla de Brac. Se nos hizo un poco tarde así que este día estuvo súper exprimido. Para coger este barco puedes comprar las entradas a través de internet, nosotros al tener coche lo contratamos con Jadrolinija en las mismas oficinas al lado del puerto, pero la vuelta la compré a través del móvil. Debíamos pagar nuestro billete, los niños pagan la mitad y los mejores de 3 no pagan nada. Coger el Ferry sale barato, a nosotros un poco más caro porque llevamos el coche pero vale muchísimo la pena si quieres conocer otras islas (que son la pera!) No me imagino ir a una isla de éstas sin coche propio.
Decidimos ir a Brac, y aunque era bonita y pudimos bañarnos en el famosísimo cuerno de oro, ahora creo que deberíamos haber elegido Hvar. De cualquier modo, ambos centros históricos son bonitas y en las dos vas a encontrar súper playas o calas donde bañarte. Zlatni Rat ( o cuerno de oro) tienen un parking en el que cualquier puede dejar su coche, hay que pagarlo al pasar y si vas después de las 16:00 te sale más barato. Recuerden que todas las playas son de piedras así que si quieres estar en ella cómodamente debes usar escarpines.
DÍA 7: TROGIR
El sétpimo día nos tocaba volver a empacar todo porque cambiamos de hotel. Esta vez ya nos tocaba ir de camino a nuestra estancia en Dubrovnik así que antes de bajar - un camino de más de 2 horas y media de noche, decidimos parar en Trogir, una pequeña ciudad TAN bonita y con tanto encanto que debo recomendar enormemente. Tienen mucha influencia veneciana, las callejuelas son de cuento, la gente súper amable y es un lugar tranquilo con muy poco turista. Tienen varios puntos de interés para visitar, el más interesante era poder subir a la torre de la catedral de San Lorenzo. Hay que pagar para ver la catedral y luego tu decides si subir o no, y a pesar de lo complicado que puede llegar a ser subir esas escaleras (más aún con niños) las vistas valen la pena. No recuerdo el nombre del restaurante en el que comimos, pero estaba en frente del paseo marítimo. Hay mil lugares para comer así que es cuestión de gustos, pero Tripadvisor siempre es de ayuda en estos casos ;)
El camino a Dubrovnik era muy largo y queríamos parar antes en un lugar llamado Makarska. No nos dio tiempo de darnos el baño que nos hubiera gustado, pero madre mía que camino por la costa TAN bonito, que pueblos más apetecibles para veranear...sobre todo el que les acabo de comentar, que si tienen la oportunidad de visitarlo, deberían hacerlo y no olvidar el bañador y la toalla. ¡Nos vemos en el último post de nuestro viaje!